Y tú ¿cómo vives la narcosis nitrogénica?

A menudo la literatura teórica nos enlista y describe un conjunto de síntomas para la narcosis nitrogénica, pero mejor hablemos entre nosotros cómo la hemos vivido en nuestro propio cuerpo y cómo la percibimos en nuestros compañeros de buceo.
El tema es tuyo, comenta.

2 Me gusta

¡A mi no me da! :joy: :joy: :joy:

Como el borracho que dice, “yo no estoy borracho”

Ya fuera de chiste, a mi me encanta la sensación y tiendo a buscar mayor profundidad sin temor alguno. Como decía Cousteau “Destruye el institnto de conservación”

2 Me gusta

Sí, se me hace que te olvidas un poco de todo y te dejas atrapar por la profundidad.

Yo a veces percibo una sensación de despreocupación y hay otras en las que percibo un hormigueo en los labios. He notado en otras personas la despreocupación total incluso por su pareja, se olvidan de todo. La profundidad a la cual la he experimentado es a partir de los 30 metros y no siempre la percibo.

1 me gusta

Jaja yo siento una paz total en cualquiera inmercion mayor a 120 pies siento que estoy en el cielo y una extraña sensación de que llegue a casa, lo único que me hace regresar al purgatorio es mi hija y mis perritos jaja

2 Me gusta

A mí más bien me da la “nacosis” y eso hasta en superficie y bien seguido, pero bueno, de esos síntomas no hablaré en este momento.

Con respecto, ahora sí, a la narcosis, retomando la analogía del borrachito, yo más bien me doy cuenta que estuve borracho, pero porque ya tengo una resaca tremenda y ya hasta se me borró la memoria.

En lo particular no recuerdo que se me haya emitido algún comentario, queja o sugerencia con respecto a un comportamiento narcótico por debajo de los 30 metros (aunque puedo ser desmentido en cualquier momento), salvo una ocasión y eso fue, si la memoria no me falla… a 60 metros. Y justo la intención de esa y otra a 50 metros había sido verificar nuestra adaptabilidad al medio y susceptibilidad a la narcosis mediante pruebas sencillas como la de llevar a cabo una sencilla operación aritmética y otra, de un poco más de coordinación motriz, la de realizar un nudo, un ballestrinque para ser preciso. Para la prueba, nuestros instructores habían colocado un travesaño donde teníamos que llegar a hacer nuestro nudo, en el que habría espacio, o al menos esa era la intención, para que todos los que descendimos intentáramos hacer nuestro nudo. En esa inmersión en particular sí percibí una sensación que no había notado antes, pero según yo, intenté concentrarme en la tarea que se nos había asignado y la cumplimos de manera cabal. La realidad fue completamente distinta; al salir, todos mis compañeros se quejaban de mí porque, según comentan, me adueñé del travesaño cuan largo era y no dejaba a mis compañeros realizar su respectivo nudo además de que lo movía bruscamente de un lado a otro, impidiendo aún más que se acercaran.

Es de imaginarse que la prueba no fue superada; mí nudo estuvo mal hecho y los de los compañeros que intentaron afianzarse al travesaño para hacer el suyo, también. Aunque se me fueron aclarando las ideas conforme ascendíamos y volvía a tener la mente despejada, hasta el momento no recuerdo que haya sido como la describieron (siempre aduzco a que sus síntomas de narcosis fue que imaginaron lo que dicen que hice), pero como todos coincidieron con lo mismo, no me quedó más aceptar el veredicto.

Y así las cosas con mí única experiencia, documentada, con la narcosis. Consistió básicamente en una vaivén sin sentido en donde, intentando cumplir un objetivo particular, me olvidé del general y cause un pequeño caos.

2 Me gusta

@Pontxolion ya no me acordaba de las quejas porque acaparaste el travesaño. Tengo mi particular hipótesis al respecto pues yo viví algo similar aunque descendimos en distintos grupos. En la inmersión de 60 metros comencé a sentir cómo el travesaño se movía primero ligeramente y conforme pasaba el tiempo cada vez más rápido. Al inicio pensé que por alguna razón había incrementado el oleaje en superficie y éste movía a la embarcación y el movimiento se transmitía a través del cabo pero después me pareció que no tenía mucho sentido y mi explicación inmediata fue que alguno(s) de mis compañeros era el o los causantes de tremendo zangoloteo lo cual me empezó a exasperar y mucho. Después de un rato caí en cuenta de que esa reacción no me era natural, al menos no buceando. Todo estaba oscuro y lo único que se podía ver era la lámpara del instructor, desde mi perspectiva se movía también intensamente y por primera vez se me ocurrió que tal vez podría ser yo quien tenía esa sensación y no era el travesaño. Para comprobarlo, me separé de éste y descubrí que efectivamente yo tenía un problema pues seguía experimentando la sensación de ‘temblores’. Inmediatamente busqué al instructor y le avisé que tenía un problema de mareo (en realidad no fue mareo pero no se me ocurrió forma mejor para explicar los síntomas). Me indicó que ascendiera, no quería dejar a mi pareja pero tampoco quería ponerme en mayor riesgo así que inicié un ascenso lento. Tres metros arriba desaparecieron los síntomas instantáneamente, esperé a mi pareja y regresamos a superficie sin problemas haciendo las correspondientes paradas de descompresión.
Los síntomas no correspondían a una narcosis nitrogénica, excepto por la disminución de las capacidades cognitivas :sweat_smile:. En cambio todos mis síntomas se corresponden con los de la toxicidad causada por oxígeno: irritabilidad, confusión, respiración espasmódica, temblor en los labios y probablemente en otros músculos.
Me salvé de las convulsiones, que es una de las consecuencias de la toxicidad que fácilmente puede conducir al ahogamiento.
Uno de los síntomas de la intoxicación que yo no experimenté es el tinnitus o escuchar sonidos que no proceden de ninguna fuente externa. Pero recuerdo que algunos compañeros relataron haber escuchado sonidos. Después pensé que pudo haber sido por la toxicidad del oxígeno. Ahora que mencionas las quejas que te hicieron porque “movías” el travesaño, cabe la posibilidad de que hayan sido espasmos.

2 Me gusta

Lo cierto es que un síntoma de la narcosis que nos ataca a todos y del cual casi nadie es consciente es la disminución de las capacidades cognitivas. Yo no tomé consciencia de ello hasta que tuvimos que realizar a manera de ejercicio una multiplicación que en superficie es sencilla.

Recuerdo en mis días de Rapel, que me gustaba mucho aprender y practicar los nudos involucrados. literalmente decíamos “Debes poder hacer los nudos hasta con los ojos cerrados” y así lo hacía como saben, “Lo que bien se aprende nunca se olvida” y pues hacer nudos, buenos, es algo casi natural para mi.

Recuerdo cuando se hundió el Uribe 121 Que bajé con unos cabos con la misión de anudarlos por el casco del barco para colgar unas placas que serían extraídas y estudiadas posteriormente; Pues allá abajo, simplemente, no pude hacer el nudo, fue super interesante, lo intenté una y otra vez sin éxito y acabé haciendo el famoso, común y corriente nudo de “un chingo de nudos” en vez de un nudo ocho doble correcto. :sweat_smile:

2 Me gusta

Miren ustedes, creo que también me da narcosis, o al menos me disminuyen las capacidades cognitivas, cuando escribo de madrugada; ni se me pasó por la mente mencionar la parte de la toxicidad del oxígeno en las operaciones de buceo profundo con aire comprimido. :sweat_smile:

Si no recuerdo mal, nuestros instructores hacían prácticas hasta 90 metros con aire comprimido. Hubiese sido interesante intentarlo, aunque si a 60 andábamos ya con nuestra lógica difusa, a 90 igual y el nudo lo intentaba hacer, pero a mi cuello y de corbata… y ni así me hubiera salido.

2 Me gusta

Sí, tampoco sé cómo me iría ya no digamos a los 90, mucho antes. Desde entonces le tengo mucho respeto y cuidado al oxígeno.
Pero sí se me hace que los compañeros tenían espasmos y se habrán quedado con la idea de que alguien les movía la barra. :sweat_smile: