El día que aprendí a volar

Durante mi niñez y hasta mi adolescencia tenía sueños recurrentes en los que podía volar, más que un vuelo libre se trataba de una levitación a pocos metros del suelo con la cual me desplazaba lentamente y con pesadez por mi entorno y lugares conocidos. Generalmente se trataba de un sueño placentero y tranquilo. Un día respiré aire por primera vez bajo la superficie y jamás volví a tener uno de esos sueños, ésta vez había descubierto lo que era volar.

3 Me gusta

Yo en mi niñez solía acostarme boca arriba en un pequeño banco con llantitas, de modo que cuando me impulsaba con los pies y recorría los pasillos de mi casa, la distancia entre el techo que visto de cabeza parecía como el piso y yo daba la sensación de volar.

Afortunadamente más adelante comencé a bucear y desde entonces me encanta la sensación de volar

No puedo pensar en esta discusión sin recordar la frase de Leo Morales:

2 Me gusta

De mi niñez desgraciada mente no recuerdo mucho fue un poco accidentada y decidí borrar de mi memoria, solo les puedo decir que los recuerdos que hoy construyo son los recuefdos que cuando este viejito postrado en una cama y apunto de irme de este mundo son los que quisiera recordar cerra los ojos y partir al fondo del mar.

2 Me gusta

@Sabrocito yo tampoco me acuerdo de muchas cosas, pero por razones difernetes.

Curiosamente tengo un sueño que repetia cada 2 o 3 años y siempre que me enfentaba con adversidades o situaciones muy dificiles, pero en el sueño tenia que volar para pasar un arbol, sin embargo, aun volando, no podia pasar el arbol…

Creo que en el 2014 fue la ultima vez que lo soñe, no creo que tenga que ver con el buceo, pero estando bajo agua todo lo que esta arriba, desaparece por completo, de 34 a 50 minutos a la vez jajajaja…

2 Me gusta