Amor a la primera respiración

Para algunos de nosotros la pasión por el buceo comenzó con un amor a la primera respiración. Recuerdo la primera vez que me puse un tanque y respiré del regulador bajo la superficie, ocurrió en una piscina. Desde el momento en el que sentí el aire llenar mis pulmones y las burbujas de mi exhalación ascender sutilmente con su peculiar sonido, entré en una dimensión hasta entonces desconocida, ninguna experiencia previa me había preparado para asimilar el cúmulo de sensaciones que acababa de descubrir. Me enamoré de la actividad que me apasionaría a tal grado que me cambiaría los planes y los sueños de vida. Toda esa noche soñé que respiraba bajo la superficie.
¿Y tu relación con el buceo también comenzó como un amor a la primera respiración?

4 Me gusta

Definitivamente sí, recuerdo que la primer experiencia que tuve con el aire comprimido igual fue en una alberca. Es una sensación que hipnotiza, te hace sentir en otra realidad, solo enfocada en la respiración. Sientes como el aire que saboreas desde la boca, llena los pulmones y al exhalar el sonido y la vista de las burbujas te llevan a un estado de profunda emoción y calma a la vez. Eso es amor, desde el momento que lo pruebas pro primera vez, quieres seguir descubriendo y descubriendote a tí mismo en diversas situaciones submarinas.
¡Es bien emocionante y apasionante!

4 Me gusta

Madres yo no recuerdo esa primera vez jajaja de verdad trato de acordarme y no recuerdo mi primer buceo pero no la primera vez que me puse el regulador chaleeeeeee

3 Me gusta

¡A mi no se me va a olvidar jamás! Tendría alrededor de 6 o 7 años y solía acompañar a mi papá a bucear y soñaba con el día en que yo buceara, pero siempre me decían que tenía que esperar a crecer para poder bucear, mientras tanto me tenía que conformar haciendo apneas mientras esnorqueleaba , muchas veces bajando con gran esfuerzo hasta los 6m donde veía a mi papa hacer su parada de seguridad. Recuerdo haberle pedido compartir aire conmigo a esa profundiad y ante su obvia negativa ¡tenía que salir disparado a la superficie para poder respirar!

Tanto era mi deseo que cuando mi abuelo murió y recogimos su tanque, yo me lo puse con el arnés y caminaba por toda la casa cargando el pesado tanque en mi pequeña espalda, imaginando que buceaba por los pasillos de mi casa, no se ni cómo lo aguantaba.

Un buen día en una alberca de la CDMX mi padre me puso el viejo tanque y el regulador. (todavía no se usaban chalecos o a penas comenzaban) de inmediato con la naturalidad que los niños hacen cosas nuevas, me fui al fondo de la alberca y daba vueltas y vueltas y en lo que me pareció un breve momento, y cuando me dí cuenta ya tenía a mi padre persiguiéndome para sacarme del agua y yo me iba lo más lejos posible para seguir abajo tanto como me fuera posible. :grin:

Para mi si, fue definitivamente.

¡Amor a primera respiración!

2 Me gusta

jajajaja en tu defensa, no te acuerdas de muchas cosas de la semana pasada… entonces no estoy precopado… animo… jaja

2 Me gusta

Siempre había querido bucear y no sabía que en Mexicali había una comunidad fuerte y la realidad de las cosas es que únicamente me acordaba cuando estaba de vacaciones y veía los promocionales de buceo.

Cuando me veía esos promocionales, me acercaba a preguntar por información y me preguntaban que si estaba certificado y les decía que no.

No fue hasta que en unas vacaciones, pregunte y me dijeron que si me quería certificar, ahí fue donde mande a la goma a todos en el viaje y me puse a estudiar y leer, ya que me dijeron que me podrían certificar en 3 días, pero que necesitaban compromiso de mi parte.

La verdad, disfrute mucho la certificación, fueron 3 días de la siguiente manera:

Día 1: 7am en la tienda de buceo, 8 am salida en bote, 1era inmersión en mar con condiciones tipo alberca (super calmado una excelente visibilidad), aquí hicimos los ejercicios y todo, después 2da inmersión unos ejercicios y luego a disfrutar el buceo, luego nos daban comida hecha en el momento durante la 2da inmersión, después de comer la 3era inmersión, unos ejercicios y luego a disfrutar el buceo.

Ya regresábamos a la tienda como a las 6pm y a las 7:30pm tenía que estar de regreso en la tienda para media hora de teoría, que básicamente era pregunta y respuesta sobre lo que había estudiado, y luego hacer mi examen.

Después de hacer el examen, me revisan ahí mismo el examen y me platicábamos sobre cualquier respuesta equivoca que tuviera.

Por último, me regresaba a donde me estaba quedando y me ponía a estudiar para el siguiente día.

Día 2 y día 3 fue exactamente igual.

La verdad disfrute mucho el buceo, con todo y que fueron unos dias muy extremos, y todo valio la pena porque me tocó ver mucha vida y por todo eso fue por lo que me gusto…

3 Me gusta