[Accidente] Fallo del regulador en profundidad

FALLO DE REGULADOR EN PROFUNDIDAD


El día era todo práctica y preparación. Joseph, Natalie y Phil estaban haciendo una inmersión profunda en su cantera local donde el agua estaba fría en la superficie y aún más fría en la profundidad. Estaban haciendo buceos de práctica para un próximo viaje, y querían ir a lo profundo y experimentar temperaturas cercanas al congelamiento. Tocaron brevemente 120 pies de agua dulce y comenzaron a hacer su ascenso.

En ese momento, el regulador de Phil comenzó con un flujo libre. A través de la penumbra le indicó a sus dos amigos que tenía un problema. Joseph le ofreció su regulador de fuente de aire alternativo, pero Phil se dirigió a Natalie en busca de ayuda. Los dos buzos comenzaron a respirar y ascender, pero no estaban preparados para lo que vendría después.

Los Buzos

Los tres buzos en este caso eran experimentados y no tenían problemas de salud conocidos. Joseph y Natalie tenían 43 años y eran divemasters certificados. Phil tenía 21 años y tenía una clasificación avanzada de aguas abiertas. Los tres tuvieron experiencia con numerosas inmersiones en la misma cantera.

El buceo

Los tres buzos se reunieron en su cantera local, planeando hacer una inmersión profunda. Todos habían buceado en este sitio antes, pero en su mayoría eran menos de 60 pies. Todos los buzos querían ir más profundo para ayudar a preparar sus habilidades para un próximo viaje. Sabían que iba a ser frío y oscuro en profundidad, pero eso no importaba—no planeaban quedarse allí por mucho tiempo, pero querían sentir el frío para saber qué esperar más tarde.

La temperatura del aire estaba cerca de los 60 °F (15 °C), y la temperatura del agua de la superficie era aproximadamente la misma. Sabían que la temperatura bajaba unos 10 grados F por debajo de la primera termoclina y se hacía aún más frío cuanto más profundo era.

Los buzos hicieron una entrada en la orilla de la cantera y nadaron hacia una boya flotando en la superficie. Siguieron la línea de descenso a una plataforma a 70 pies. Una vez que llegaron y se checaron entre sí, los buzos siguieron otra línea que los llevó a una parte más profunda de la cantera. Comenzaron ese descenso secundario, llegando al fondo unos minutos más tarde a 120 pies (36m). La temperatura del agua había bajado a casi 45 ° F, (7 °C) y apenas podían verse incluso con las luces que llevaban. El grupo se dirigió a la superficie después de haber logrado su objetivo.

Hicieron una pausa por un momento a 100 ft (30 m) cuando Phil señaló que tenía un problema.

El accidente

Phil se sorprendió cuando su regulador comenzó a fluir libremente. Inmediatamente mostró el problema a sus dos compañeros de buceo. Joseph sacó su regulador alterno lo soltó del soporte en su BC y se lo ofreció a Phil. En vez de eso, Phil se acercó a Natalie, y ella le dio su fuente de aire alternativo. Pero entonces su propio regulador primario, también comenzó a fluir libremente. Phil y Natalie comenzaron a respirar alternadamente compartiendo un regulador, y se dirigieron a la superficie. José hizo todo lo posible para ascender con ellos, pero perdió de vista de ellos mientras ascendía.

Justo después de llegar a la superficie, Joseph miró a su alrededor. Vio a dos buzos de un grupo diferente reaccionando a un problema. Era Natalie y estaba inconsciente. La llevaban a la playa. José comenzó a gritar que había otro buzo en problemas, y comenzó a nadar hacia la orilla.

El cuerpo de Phil fue recuperado una hora después. Los tanques de ambos buzos estaban vacíos. Sus autopsias mostraron cambios físicos concordantes con ahogamiento. La autopsia de Phil además mostró burbujas de aire en ambos lados de su corazón y en sus vasos sanguíneos cerebrales, una embolia de gas arterial.

Como precaución, Joseph fue tratado en una cámara hiperbárica local. No mostraba signos evidentes de descompresión, pero debido a la situación y a su estrategia ascenso, los médicos determinaron que era una buena idea estar del lado de la seguridad.

Análisis

Los fallos de los equipos de buceo son sucesos extremadamente raros. Cuando surgen, es más probable que sea un subproducto de mantenimiento deficiente que cualquier falla directa del equipo en sí. Y entonces tu reacción al problema es el aspecto más importante. Si lo manejas correctamente, incluso un mal funcionamiento del equipo no tiene que resultar catastrófico.

Las condiciones de agua fría en la profundidad de la cantera probablemente contribuyeron a los problemas de flujo libre del regulador para ambos buzos en lugar de una falla en el equipo. La física Simple, puede explicar en parte el problema. A medida que la presión de aire en su regulador cae de la primera etapa a la segunda, el aire se enfría. Probablemente hayas notado esto si alguna vez has abierto la válvula en un tanque y dejas que el aire salga estrategia. Se pone más frío e incluso comenzará a condensarse en vapor de agua en la válvula.

Respirar fuertemente bajo el agua, utilizar la fuente de aire alternativa para llenar una bolsa de elevación, poner una gran cantidad de aire en tu BC, pulsando el botón de purga en el regulador, o simplemente la colocación de demandas adicionales en tu regulador bajo condiciones frías puede causar un mal funcionamiento y el flujo libre.

La mejor manera de evitar esto es dar mantenimiento a tus reguladores rutinariamente, especialmente si sabes que vas a hacer un buceo en agua fría. Hay técnicas especiales para preparar un regulador para hielo, y equipo diseñado especialmente para soportar los rigores del agua helada.

En el calor del momento, su respuesta a un problema es un factor más grande. Muchos buceadores no practican habilidades de emergencia después de obtener sus certificaciones. Eso es un problema. Todas las habilidades se oxidan con el desuso. Nos olvidamos de los pequeños pasos y nos sentimos incómodos. En todo curso, los buzos aprenden cómo respirar a través de un regulador de flujo libre para que puedan hacer un ascenso normal y seguro. Pero muchos buzos no han utilizado esa habilidad desde que obtuvieron su tarjeta de certificación.

Usted puede respirar alrededor del aire saliendo de su regulador, usando su lengua como una represa del agua y sorbiendo en el aire. Recuerda, no sellar el regulador en tu boca; eso forzará el aire en tus vías aéreas. Solo mantén mordida parte de la boquilla en tu boca y deja que el otro lado se suelte. Tome respiraciones cautelosas y comience a dirigirse hacia la superficie o a un amigo. Vas a perder el suministro de aire rápidamente. Si ya estabas bajo de aire, o estás lejos, es posible que tengas cambiar a la fuente de aire alternativa de tu compañero para llegar a la superficie.

En el caso anterior, el regulador de Phil comenzó a fluir libremente espontáneamente. Luego, cuando se trasladó al regulador de Natalie, las demandas de dos buzos que respiraban de un tanque y de una primera etapa impulsó el aire que venía del tanque a enfriarse más rápidamente, provocando que el segundo regulador tuviese un flujo libre también. Eso les dejó la única opción de respirar, alternando un regulador de ida y vuelta entre ellos. Esta es una habilidad que se enseña en los niveles de liderazgo, pero rara vez se enseña en el nivel recreativo. Sin la práctica regular, es difícil coordinar y realizar.

La próxima vez que te detengas en el agua para tu parada de seguridad, toma unos minutos para practicar algunos ejercicios básicos de emergencia. Quítate y reemplaza tu máscara. Pierda y recupere su regulador. Respirar a través de un (simulado) regulador de flujo libre. Practica la respiración desde una fuente de aire alterna y has un ascenso. Advierta a su amigo para que no traten de responder a una emergencia, pero realízalo o con la suficiente frecuencia para que esas habilidades y técnicas se conviertan en una segunda naturaleza. Deberías estar preparado para responder a cualquier emergencia como si fuera otra inmersión.

Artículo original por Eric Douglas

1 me gusta